martes, 1 de diciembre de 2009

Cultura escrita. "A la sombra de los libros. Lectura, mercado y vida pública" , de Fernando Escalante Gonzalbo


DE IMPRESCINDIBLE LECTURA
A LA SOMBRA DE LOS LIBROS

 "A la sombra de los libros desmantela el manoseado bien pensar sobre la promoción de la lectura y los libros; también precisa el estado de la industria editorial aunque no para culpar a los oligopolios —que hacen lo que les toca (dinero)— sino para mostrar la desventura: una clase letrada a la que le importa poco hablar de libros".
"Un lector que no teme por el futuro del libro sino por el de las condiciones que hacen posible la existencia de los “lectores habituales”: lectores no de uno o dos libros al año sino de tantos como el cuerpo aguante". Ir a reseña en Hoja por Hoja
"La tesis medular del libro es que la industria editorial se ha visto contaminada por la lógica del mundo del espectáculo. De entrada, el público lector ha crecido pero a costa de una degradación de las prácticas de lectura. Así, hoy coexisten los lectores “habituales”, una denominación falsamente modesta, y los lectores “ocasionales”, membrete que a su vez resulta oblicuamente despectivo. Los segundos son los consumidores de “literatura industrial”, a los que se dirigen las grandes casas editoras, interesadas sólo en ofrecer entretenimiento, mientras que los primeros, entre los que por supuesto se cuenta el propio Escalante Gonzalbo, tú y aun el reseñista, crean la auténtica “cultura del libro”. Este maniqueísmo, que el propio autor reconoce como una necesidad conceptual para su argumento, aunque sea desde luego una simplificación excesiva, permite explicar la crisis por la que atraviesa la cultura del libro".
Ver reseña en Letras Libres


Fragmentos de reseñas del libro A la sombra de los libros. Lectura, mercado y vida pública , de cual transcribo algunos apartes, a manera de invitación a su lectura:

 "...No es nada nuevo que haya libros que se venden bien, libros mediocres y malos y pésimos que se venden muy bien, pero sí es algo nuevo que la cifra de ejemplares vendidos sea un criterio básico para evaluar la importancia de un libro".

"¿Cuál es el problema? En todo el mundo hay libros que circulan honradamente como literatura industrial, sin más pretensiones. Uniformes, previsibles, estereotipados, intrascendentes, como series de televisión. Lo malo es que los otros, los que se supone que son de literatura seria, de análisis, libros de ciencias sociales o historia, publicados por sellos editoriales que eran de prestigio, empiezan a parecérseles cada vez más porque están pensados para una venta masiva, pero se anuncian como gran literatura. Y para eso hace falta simular espacios de reconocimiento intelectual y ocupar los que ya existen, es decir, subordinar el campo literario a la lógica comercial.
Significa desde luego el triunfo de la televisión. Pero no basta con la notoriedad y los anuncios, porque quienes compran libros quieren con frecuencia también comprar un objeto de prestigio, que los acredite como lectores. O que al menos les garantice que están gastando su dinero en algo serio. De modo que para venderlos no es suficiente que sean entretenidos o sencillos de leer, o que se anuncien, sino que hace falta decir que son enormemente valiosos; mírese el catálogo de cualquier gran editorial: todo lo que hay es más que bueno, lo mejor, lo más importante, trascendental, indispensable, todo cargado de premios. Los lectores habituales, en general, tienen una idea bastante clara de lo que les gusta y saben lo que quieren leer: ni les intimida ni les atrae especialmente la fama de un autor. Quienes leen poco, en cambio, suelen necesitar alguna garantía simbólica de que lo que compran es importante: el jurado de un premio, una academia, una frase de un escritor famoso, o la imagen del autor en la televisión".

"...Y da lo mismo si se hace célebre a un escritor o si se convierte en autor de libros a alguien que ya era famoso por otros motivos, en otro campo; en las cuentas que se hace un accionista no tiene la menor importancia si los beneficios resultan de que un escritor sea fotogénico o que un futbolista se preste para firmar un libro de autoayuda".


Escalante Gonzalbo, Fernando
A la sombra de los libros. Lectura, mercado y vida pública, El Colegio de México, México, 2006, 361 pp.

Enviado por: Pablo Arcila


No hay comentarios:

Publicar un comentario