miércoles, 4 de noviembre de 2009

Pensar las librerías. “Un buen librero es aquel que tiene un criterio y que sabe impregnar de él a su establecimiento”



Vía Solodelibros:

“Un buen librero es aquel que tiene un criterio y que sabe impregnar de él a su establecimiento”
Entrevista a Paco Goyanes, de la librería Cálamo de Zaragoza
20 de Junio de 2009


¿Puede una librería dejar fuera de sus estantes los best-sellers, apostar por la literatura de calidad y rescatar títulos del fondo editorial?

Puede y debe si quiere sobrevivir e intervenir en la vida cultural de la comunidad en la que se inscribe. Nada más triste que la uniformidad. Te metes en una gran librería o superficie comercial; cierras los ojos, los abres: no sabes si estás en la Casa del Libro, Bertrand, Carrefour o el Corte Inglés. Ves los mismos libros, los mismos paneles de novedades, idéntico marketing. ¿Existiendo tantos libros por qué narices un librero independiente debe de vender mayoritariamente best-sellers?

Un bagaje como lector ¿es imprescindible para un librero? ¿Qué se necesita para ser un buen librero?

Claro que es necesario un buen bagaje, pero atención: un librero no es un crítico, ni un profesor de literatura. Un buen librero es aquel que sabe captar los intereses del público que visita su establecimiento, sugerir , incitar. Un buen librero es aquel que tiene un criterio y que sabe impregnar de él a su establecimiento. Nada más aburrido y triste que un librero que se dedique a sentar cátedra y “chulear” de sabio. Para mi desgracia cada vez tengo menos tiempo para leer, enorme paradoja. El oficio librero en nuestro país es cada vez más complejo y difícil.
Un buen librero necesita un montón de conocimientos que afectan a multitud de saberes y una sólida base cultural, unos buenos conocimientos empresariales. Añadir don de gentes, simpatía, eficacia, responsabilidad. Un buen librero es aquel que sabe que tan importante es tratar con un catedrático como con un niño de doce años; que tan fundamental es saber encontrar un libro, por difícil que sea, que pasar el plumero con ganas por las mesas de novedades.
Los libreros españoles, a diferencia de los alemanes o franceses, carecemos de una formación específica de nuestro oficio. Somos autodidactas con graves carencias de conocimientos.
Me irritan los libreros que dan malos consejos, pero también aquellos que tratan mal a su público o que se sitúan por encima del bien y del mal. La verdad, también me irrito conmigo mismo…
Me olvidaba: imprescindibles la paciencia, el sentido del humor y el saber reírse de uno mismo.

¿Cuál es tu opinión sobre los nuevos soportes digitales para el libro? ¿Será el fin del formato libro tal y como lo conocemos? ¿Y de las librerías? 

 
¡Quién lo supiera! Tengo claro que es imposible poner barreras al viento y que el tema va en serio. El soporte digital cambiará —está cambiando— el paradigma que conocemos. No creo que se trate de confrontar un formato con el otro, ni de cerrar los ojos a un avance tecnológico que ya habita entre nosotros… Pero el proceso está lleno de interrogantes: ¿qué pasa con los derechos de autor?; ¿qué pasa con la labor editorial tal como la conocemos? Es de imaginar un futuro en el que convivan múltiples formatos o soportes. Evidentemente el sector librero sufrirá. Hay mucho dinero en juego y empresas empeñadas en que el soporte digital sea rentable. Y lo será para ellas…

¿Con el libro digital, ¿qué beneficios obtendrá el librero? 

 
Me temo que muy pocos.

¿Crees que con los nuevos formatos aumentará el número de lectores (sobre todo jóvenes)?


No necesariamente. Lo que sí creo que ya ha cambiado es el concepto “lectura”. Los jóvenes, y nosotros mismos, estamos leyendo de otra manera, estamos “navegando”, saltando de un texto a otro, de una información a otra. Lo malo es que nuestra lectura cada vez es más superficial y encima desconocemos casi siempre la autoría y seriedad de lo que leemos. 

 
Recientemente numerosas editoriales españolas han confirmado estar dispuestas a llegar a acuerdos con Google ¿Qué opinión te merece el proyecto de digitalización masiva de Google? ¿Lo consideras una amenaza para los canales habituales de distribución, especialmente para las librerías?

Google es el gran hermano. La forma en la que ha realizado el proceso de digitalización y la que está llevando en sus negociaciones con las editoriales es propia de una organización mafiosa. Google quiere ganar dinero, mucho dinero, y le importan un comino las editoriales, los libreros y los lectores. En realidad su visión del libro se resume en $...

Continuar leyendo vía Solodelibros

*La librería Cálamo (Plaza San Francisco 4, Zaragoza) es una librería especializada en creación literaria, humanidades, arte y libros de viajes. Entre otros, han recibido el Premio "A la mejor labor cultural realizada por Librerías", concedido por el Ministerio de Cultura, y el Premio Librero Cultural concedido por CEGAL y el Ministerio de Cultura.

No hay comentarios:

Publicar un comentario