martes, 20 de octubre de 2009

Textos recordados: elogio de las librerías de viejo. "Náufragos de papel" por Javier Martín Ríos



NÁUFRAGOS DE PAPEL

Lo que más me gusta de las librerías de viejo es que todos los libros tienen el privilegio de estar en las mismas condiciones físicas de cara al lector. No hay jerarquías literarias, ni espacios restringidos para determinados grupos editoriales, ni mucho menos mesas dedicadas a los libros más vendidos de la temporada, fruto de esas listas tan odiosas como dañinas que perpetran semana tras semana –o mes tras mes- los suplementos y revistas de consumo de crítica literaria. En las librerías de viejo autores conocidos se dan la mano con autores que no aparecen nunca en los manuales de historia de la literatura ni se citan en las páginas de crítica de los suplementos literarios. Los libros editados en pequeñas editoriales de provincia se hablan de tú a tú con los libros editados en las grandes y poderosas editoriales. Todos a la par, apretujados entre sí, hermanados entre el polvo y el olvido, sin privilegios, sin distinciones, catalogados según el género literario al que pertenecen y un poco más. Si en las librerías convencionales se siguiera el mismo criterio de distribución y de ecuanimidad, otro gallo cantaría en el mundo de la literatura. Consciente de que no es oro todo lo que reluce en el escaparate y en las mesas de novedades de una librería, el lector desconfiado no tiene más remedio que recurrir a las librerías de viejo para procurarse algunos de los libros que siempre quiso leer y que se encuentran descatalogados o con las existencias agotadas, a la espera de una nueva oportunidad. Pero lo malo es que esta nueva oportunidad tarda mucho en llegar o, lo peor de todo, nunca llega. Este el sino en el que vive inmerso el mercado de la literatura en nuestro país desde hace ya varias décadas y, posiblemente, en casi todos los países del mundo. La edición del libro vive sumida en un tiempo de sala de urgencias: o vendes o desapareces con la misma rapidez con la que los libreros desempaquetan y descartan las novedades de cada mes. Por el contrario, en las librerías de viejo no existen las prisas de estar al tanto de lo último que se publica y el tiempo, para un libro, fluye lentamente por los infinitos ríos que riegan los fértiles valles de la literatura. Las librerías de viejo son como aquella isla en la que habitó Robinson Crusoe y los libros que terminan en sus estantes son como náufragos perdidos en el laberinto de calles de la ciudad, a la espera de que un día un barco aparezca en el horizonte para socorrerlos. Al fin y al cabo, los propios lectores que frecuentamos las librerías de viejo somos un poco como Robinson Crusoe, náufragos en el inquieto océano de la literatura, y siempre mantenemos la esperanza de atisbar un barco escrito con palabras en el brumoso piélago del mar para que nos rescate de esas islas sombreadas de soledad en la que transcurren una buena parte de nuestras vidas.
Pero a menudo somos los propios lectores los que nos convertimos en el barco que rescatará a Robinson Crusoe de su isla desierta y de paso, si es posible, nos llevaremos con nosotros a Viernes, su fiel servidor. Y de pronto nace una nueva complicidad de un escritor y un lector que llevaban mucho tiempo esperando este encuentro quizás pactado en las líneas indescifrables del destino. Ante nuestros ojos, se nos aparece el libro de un autor que llevábamos algunos años buscando o simplemente nos dejamos llevar por el azar y probamos suerte con un escritor del que nunca leímos ni una sola página. El azar o la mera intuición a menudo van parejos con agradables sorpresas y grandes descubrimientos. Ahí reside la magia de la literatura, su pureza y su verdadera esencia...
Ir a texto íntegro vía Revista Luke
Enviado por: Pablo Arcila

3 comentarios:

  1. Gracias Pablo por darnos a conocer estos textos. Me pregunto si estos "libreros de viejo" no serán "los últimos mohicanos" de los gremios de libreros!

    Destaco cuando dice que "...el lector desconfiado no tiene más remedio que recurrir a las librerías de viejo a procurarse algunos de los libros que siempre quiso leer y que se encuentran descatalogados o con las existencias agotadas [o guillotinadas agregaría], a la espera de una nueva oportunidad."

    ¿Somos conscientes de que los nuevos recursos de la edición digital y el POD son herramientas que pueden revertir esta situación y que permitirán ir recuperando todo el patrimonio editorial?

    ResponderEliminar
  2. Apreciado Henry: gracias por sus valiosos comentarios, así como por sus permanentes aportes desde el excelente sitio Tokland. Le sigo con mucho interés. Poco a poco vamos construyendo un diálogo a través del hilo virtual que nos conecta de continente a continente. Tengo pendientes varias cosas para la conversación. Espero sentarme pronto a un nuevo correo con usted, veterano en estas lides libreras y presente entusiasta de lo nuevo.
    Quedo atento.Por favor, cuénteme en qué dirección electrónica puedo ponerme en contacto.
    Reciba un cálido saludo con esta breve nota.
    Pablo Arcila

    ResponderEliminar
  3. Estimado Pablo Arcila:
    El articulo me es de harta importancia así lo coloque en el blog de libreros mexicanos de viejo.
    http://librerosmexicanosdeviejo.blogspot.com/
    El hacernos el honor de colocar nuestro link en su blog, para el beneficio de los libreros de viejo.

    Envio un cordial saludo a los libreros colombianos.
    César Salvador Gómez Diz
    Presidente
    Asociación de Libreros de Aguascalientes A. C. (México)
    http://librerosdeaguascalientes.blogspot.com/

    ResponderEliminar