domingo, 18 de octubre de 2009

Textos recordados. "Bienvenida la crisis" por Guillermo Schavelzon

Damos la entrada vía Libros y bitios a un agudo artículo del editor Guillermo Schavelzon, en torno al momento que atraviesa el mundo editorial: la apoteosis del libro digital, sus mitos y posibilidades.
BIENVENIDA LA CRISIS

“Casi nadie parece empeñado en ir al fondo de las cosas”
Carlos Gabetta, Le Monde Diplomatique, marzo 2009

"Ahora que todo el mundo –y no solo el libro– está en crisis, corremos el peligro de que esta situación enmascare las cuestiones más urgentes que el sector editorial tiene que enfrentar.
Desde que explotó la crisis financiera, la preocupación de editores y libreros se centró en el temor a la caída de la venta. Aunque en la mayoría de los países no ha bajado, la venta de libros tarde o temprano caerá, pero no solo por la actual retracción del gasto, sino por la poca atención prestada a los cambios en las pautas de consumo de los lectores, y a la erosión que las “teorías de mercado” han provocado en estos años".
 "...La política de especial atención a los libreros independientes de algunas editoriales, señala el papel fundamental de los libreros en la construcción de un éxito editorial. Una vez que la prensa señaló que allí había un gran libro, “fue definitivo el decidido apoyo de los libreros” (Hernández, citado), necesitados de libros para recomendar a sus clientes con tranquilidad. Así venimos a reencontrar otro valor que había sido descartado por el mercado: los libreros tradicionales son determinantes para los éxitos de venta.
Miremos a las cadenas de librerías que –como cualquier supermercado– exhiben los libros en función del margen que les da el proveedor, las que reemplazaron al librero “prescriptor” por despachantes que solo saben lo que está en el ordenador, y podremos imaginar su futuro. Esto hará bajar la venta en las librerías que, al organizar su oferta descartaron al lector habitual, para conseguir clientes que, en tiempos de crisis, ni siquiera se sabe si volverán. Las librerías, como canal comercial, quizás sean las que más sufrirán las futuras transformaciones. Tendrán que cambiar: especializarse, convertirse en centros culturales, mejorar su oferta, reaprender a recomendar, en síntesis encontrar cómo atraer al lector, para que no opte por comprar siempre desde su casa".
"...No me parece que debamos dejarnos avasallar por las amenazas de la tecnología, ni por su ritmo y sus urgencias. La velocidad de los nuevos desarrollos no es una necesidad  del consumidor, sino la presión del inversor. El delirio financiero que nos ha llevado a la crisis actual nos lleva inexorablemente a una sociedad de “consumidores insolventes” (ver Carlos Gabetta, Le Monde Diplomatique, marzo 2008), y ese es el problema principal.  A las nuevas tecnologías hay que conocerlas y aprovecharlas, son una gran herramienta, pero no ofrecen más que un beneficio instrumental.  No olvidemos que al surgir la imprenta los copistas anunciaron que el fin del libro había llegado, y aquí estamos aún, cinco siglos después".

Ir a texto íntegro vía Libros y bitios
Enviado por: Pablo Arcila

No hay comentarios:

Publicar un comentario